Obstetricia
08.05.16

Vitamina D en Embarazo y Fertilidad

La Vitamina D es una de las vitaminas más importantes para el organismo. Es la responsable de la formación normal del hueso y la absorción del calcio y fósforo, pero también tiene un papel fundamental en el sistema inmunológico y en el sistema reproductor.
El cuerpo produce Vitamina D cuando tomamos sol. Pero también la obtenemos de alimentos como la leche, el huevo o los pescados azules, por ejemplo el atún y el salmón.
La carencia de Vitamina D puede estar asociada tanto a una dieta desequilibrada, como a una falta de exposición solar.
Es importante llevar una dieta variada, rica en estos alimentos y tomar el sol de manera moderada y siempre bajo protección solar .

BENEFICIOS PARA LA FUTURA MAMÁ

• Si tienes dificultades en la ovulación o ciclos irregulares, la Vitamina D favorece la normalización del ciclo menstrual en mujeres con anovulación e hiperandrogenismo.
• En mujeres con exceso de peso o problemas para que la insulina actúe: disminuye la resistencia a la insulina y mejora el síndrome metabólico. Así ayudará a preparar el cuerpo adecuadamente para el embarazo.
• Si eres una mujer con Sindrome de ovario poliquístico, la Vitamina D ayuda a regular los ciclos, mejorar la ovulación y controlar los problemas metabólicos asociados.
• Si la reserva ovárica está disminuida, la Vitamina D puede mejorar las posibilidades de embarazo.
• Para un tratamiento de Fecundación in Vitro, la Vitamina D mejorará las posibilidades de embarazo ya que contribuye a la correcta implantación e inmunología.

BENEFICIOS PARA EL EMBARAZO

• Los aportes adecuados de Vitamina D disminuyen el riesgo de Parto Pretérmino, el riesgo de infecciones en la madre y el riesgo de otras enfermedades asociadas al embarazo ( Diabetes Gestacional, Hipertensión Arterial y Preeclampsia)
• Los suplementos de Vitamina D son seguros y efectivos durante el embarazo.

BENEFICIOS PARA EL FUTURO PAPÁ

• La Vitamina D tiene un efecto favorable en la calidad seminal: mejora el número de espermatozoides, su movilidad progresiva y su morfología.
• Mejora la concentración de testosterona.
En el embarazo el nivel de vitamina D debería encontrarse por encima de 20 ng/mL. La ingesta diaria recomendada es de 600 UI. La mayoría de los suplementos nutricionales contienen 200-400 UI.