Obstetricia
24.03.19

Cuidados durante el embarazo

Fijaremos un PESO de inicio del embarazo. Es recomendable que el aumento ponderal ronde entre 7 y 14 kg. dependiendo de la edad, la complexión y la actividad que desarrollas. Notarás un aumento de peso fisiológico y justificado desde la concepción debido a la adaptación endocrino metabólica que soporta tu cuerpo. Las 2/3 partes provienen de necesidades del feto y anejos, el 1/3 restante son para los tejidos maternos. El aumento de peso debe ser gradual. La evolución del peso es un índice de salud o riesgo para ti y para tu bebé. No existe un aumento de peso ideal válido para todas como norma, debido a las múltiples diferencias interindividuales de cada una. En las mujeres con sobrepeso previo al embarazo, se recomienda no engordar más de 5 kg. Bebe diariamente 2,7 L de AGUA , es un componente esencial en la dieta, su valor nutricional lo aportan los elementos minerales que posee (10 vasos de agua diarios)

Alimentación

La nutrición desempeña un rol importante en el crecimiento y desarrollo fetal, por lo que el déficit de micronutrientes durante el embarazo tiene serias consecuencias en el feto. En esta etapa, los cambios fisiológicos generan un aumento del volumen plasmático y de los glóbulos rojos, como también una disminución de la concentración de nutrientes y micronutrientes. . Por otra parte, los cambios fisiológicos pueden estar agravados por ciertas situaciones (como la desnutrición materna) que conducen a estados carenciales de micronutrientes, con graves consecuencias tanto para la madre como para el recién nacido.
  • La demanda de energía y nutrientes se eleva con el paso de las semanas, por lo que los requerimientos se ven incrementados.
    La demanda de energía y nutrientes se eleva con el paso de las semanas, por lo que los requerimientos se ven incrementados.
Son indicadores nutricionales de riesgo las siguientes situaciones:

• ingestión alimentaria insuficiente
• adolescentes con malos hábitos alimentarios
• privaciones económicas
• enfermedades metabólicas crónicas: dietas desequilibradas o vegetarianas estrictas
• intolerancia a nutrientes
• embarazo múltiple
• gestaciones contínuas: + de 3 en 2 años
• pérdida o incremento de peso inadecuado en los últimos 2 meses de embarazo
• deficiencias de calcio, magnesio, hierro, proteínas, cinc, ácido fólico, calorías.
• Hipertension arterial (HTA), diabetes, hiperemesis gravídica
• Hb < 11 grs o Hto <33%
• consumo de tabaco , alcohol, drogas
Para seguir una DIETA MEDITERRANEA durante el embarazo: Realizar cinco comidas al día saludables. El objetivo es evitar ayunos prolongados, comer cada tres horas para no tener fuertes caídas de glucosa. Reducir el aporte de grasas, repartir los hidratos de carbono a lo largo del día, evitar dulces y aumentar la ingesta de vitaminas y minerales
DESAYUNO con lácteos, hidratos de carbono y fruta.

MEDIA MAÑANA: Puedes aprovechas para tomar frutas y frutos secos, que contienen muchos nutrientes interesantes.

COMIDA PRINCIPAL: Verduras o hidratos de carbono, acompañadas de carnes o pescados.

MERIENDA: Para completar la ingesta de leche diaria, es bueno consumir alimentos con calcio como yogur, queso, además de la leche.

CENA: Ensaladas o verduras, acompañadas de pescado, huevo, pollo… No debes ingerirla muy tarde para no acostarte recién cenada.
5 CONSEJOS

• Cocinar las carnes y pescados a la plancha, al horno, hervidos o al vapor (ver técnicas culinarias sanas en apartado Cuidado del cuerpo)
• Aumentar de forma moderada el consumo de frutas, verduras, pan (preferentemente integral), arroz, pasta y legumbres.
• Beber entre medio litro y 1 litro de leche desnatada al dia o su equivalente en yogurth o queso fresco
• Reducir el consumo de alimentos con excesiva cantidad de grasa de origen animal, como tocino, mantequilla, embutidos, ect.
• Reducir el consumo de alimentos con mucho azúcar, como pasteles, dulces (sobre todo prefabricados), caramelos y chocolate.

Requerimientos nutricionales durante embarazo

YODO

Debido a que aun el déficit leve de yodo materno puede afectar negativamente al desarrollo mental del feto, su nivel adecuado durante el embarazo resulta fundamental. Una deficiencia importante de éste predispone al cretinismo endémico, el cual se caracteriza por defectos neurológicos múltiples y graves. Su requerimiento durante la gestación es marcadamente elevado debido al aumento de la síntesis de la tiroxina (T4) materna para mantener un estado de eutiroidismo en la madre y transferir hormona tiroidea al feto. La yodización de la sal a nivel mundial ha reducido en gran medida la prevalencia de su déficit. Pese a esto, el consumo de yodo continúa siendo, a menudo, inadecuado.
  • Durante la gestación, se recomienda el consumo de sal yodada y de productos panificados para compensar el ascenso del requerimiento fetal y las pérdidas renales de yodo maternas
    Durante la gestación, se recomienda el consumo de sal yodada y de productos panificados para compensar el ascenso del requerimiento fetal y las pérdidas renales de yodo maternas
1 / 1

MINERALES

El calcio, el fósforo, el magnesio y el cinc son los principales minerales formadores de hueso. El mayor período de acumulación de minerales en el feto se lleva a cabo a partir de la mitad del embarazo, siendo máximo durante el tercer trimestre. El desarrollo del esqueleto fetal requiere cerca de 30 g de calcio, principalmente en el último trimestre. Este valor representa un porcentaje relativamente bajo del calcio total del cuerpo de la madre y, de ser necesario, se puede movilizar con facilidad de las reservas maternas. El calcio y el metabolismo del hueso en los adultos depende en gran medida de las concentraciones de vitamina D y de su metabolito activo, el 1,25- dihidroxi-vitamina D. La concentración de esta vitamina parecería ser especialmente crítica durante el embarazo y la lactancia; en tanto que su déficit en este período puede conducir a hipocalcemia y raquitismo en neonatos y, especialmente, en niños. Por otra parte, existen datos que sugieren que un consumo bajo de calcio puede limitar la acumulación de minerales en el feto y modificar el metabolismo óseo de la madre
  • El desarrollo del esqueleto fetal requiere cerca de 30 g de calcio, principalmente en el último trimestre.
    El desarrollo del esqueleto fetal requiere cerca de 30 g de calcio, principalmente en el último trimestre.
  •  El mayor período de acumulación de minerales en el feto se lleva a cabo a partir de la mitad del embarazo, siendo máximo durante el tercer trimestre.
    El mayor período de acumulación de minerales en el feto se lleva a cabo a partir de la mitad del embarazo, siendo máximo durante el tercer trimestre.
1 / 1

HIERRO

El hierro es necesario para el desarrollo del feto y la placenta y, a la vez, para aumentar el número de glóbulos rojos en la sangre materna. De los 1000 mg de hierro que se requieren durante el curso de un embarazo normal −cifra equivalente a la pérdida total asociada a la gestación y la lactancia−, cerca de 300 mg son transferidos al feto y a la placenta, mientras que otros 200 mg se pierden a través de las rutas normales de excreción, principalmente el tracto gastrointestinal. De los 300 mg de hierro que se transfieren al feto y a la placenta, y de los 500 mg que se incorporan en la sangre materna, casi la totalidad se utiliza después de la mitad de la gestación. Estas son pérdidas obligatorias y ocurren aun cuando la madre se encuentra en un estado carencial de dicho elemento.Se recomienda un aumento del consumo de hierro de alrededor de 15 mg/día (hasta cerca de 30 mg/día), una cantidad alcanzada fácilmente por la mayoría de las formulaciones prenatales. Estas constituyen una suplementación adecuada en la mujer no anémica. Las mujeres con anemia por déficit de hierro (hemoglobina inferior a 11g/dl en el primero o tercer trimestres o hemoglobina menor o igual a 10,4 g/dl en el segundo trimestre y descenso de la ferritina sérica) deben recibir un suplemento adicional de 30 mg-120 mg por día hasta corregir esta condición
  • Recomendaciones para la ingesta diaria
    Recomendaciones para la ingesta diaria
1 / 1

ACIDO FÓLICO

Existen múltiples evidencias , de que el consumo materno de ácido fólico preconcepcional reduce un 72% el riesgo de aparición de defctos del tubo neural en recién nacidos. La dosis diaria recomendada es de 0,4 mg/dia. Está demostrada su utilidad, ademas de la prevención de los defectos del tubo neutral, en la reducción de partos prematuros, en la reducción del riesgo de un bajo peso al nacer y en la reducción del riesgo de crecimiento intrauterino retardado.
  • Defecto del tubo neural: ESPINA BIFIDA
    Defecto del tubo neural: ESPINA BIFIDA
1 / 1

ACIDOS GRASOS OMEGA 3

El DHA es importante durante el embarazo porque es el principal ácido graso omega 3 necesario para el desarrollo cerebral fetal.. La tasa de acumulación más rápida de DHA en el cerebro ocurre durante el último trimestre de embarazo y el primer año de vida. Su consumo contribuye a favorecer la maduración de tejidos y funciones dependientes del DHA en el feto como: agudeza visual, desarrollo cognitivo y función inmune, a la reducción del riesgo de parto pretérito y a la prevención de los estados deficitarios tanto de la madre como en el feto.
  • La disponibilidad de DHA puede incrementarse aumentando la ingesta de pescado en la dieta materna y añadiendo un suplemento nutricional a la embarazada o una fórmula infantil al recién nacido.
    La disponibilidad de DHA puede incrementarse aumentando la ingesta de pescado en la dieta materna y añadiendo un suplemento nutricional a la embarazada o una fórmula infantil al recién nacido.
1 / 1